Un acercamiento a la Heráldica en el Instituto de Historia y Cultura Militar.

 

Hace unas semanas se celebró el XXXI Curso de Heráldica en el Instituto de Historia y Cultura Militar. Esta institución ofrece numerosos cursos, conferencias y exposiciones no sólo en Madrid, recordemos que el Museo de Ejército está hoy en Toledo y que hay otras sedes del Instituto en otras provincias. Para saber más sobre otros cursos y ponencias podéis acudir a su website: http://www.ejercito.mde.es/unidades/Madrid/ihycm/

El curso despertó mi curiosidad ya que muchas veces hemos paseado por el centro de nuestra ciudad, pueblo, villa... y en las grandes casas señoriales, hoy convertidas en hoteles o pisos, siguen preservándose en sus fachadas los escudos o blasones de los linajes que allí habitaron. Si seguimos paseando y llegamos a los ayuntamientos, iglesias y otras instituciones también lucen con orgullo su blasón. ¿Por qué se ponen un león, un caldero? ¿Cuándo y quiénes lo mandaron poner? Estas y otras muchas preguntas las podemos responder a través de la ciencia que estudia los blasones, la denominada heráldica.

Esta ciencia auxiliar de la historia no estudia apellidos, sino linajes. Su origen está en las guerras anglo-normandas y según los investigadores surge para distinguirse a la hora del combate. En tiempos de paz se realizaban justas en donde los heraldos describían los blasones de los participantes y es aquí donde comienza el lenguaje empleado en estas descripciones y que, como veréis en el ejemplo, sólo los entendidos pueden emplearlo y entenderlo.

La figura del heraldo va a evolucionar al igual que lo hará la heráldica ya que esta comenzará a tener un significado más profundo: pasa a identificar linajes, estamentos y jerarquías dentro de estos. Mientras, el heraldo va a convertirse en un experto estableciendo las reglas que deben seguir los diseños de los nuevos blasones.

A continuación, y como ejemplo de lo que aprendimos en el curso, analizamos el escudo más antiguo de Madrid.

Detalle de la situación del Escudo en la Casa del Pastor. Extraído de El Mirador

Situado en la calle Segovia, bajo el viaducto que cruza dicha calle, se esconde en uno de sus laterales el escudo más antiguo que se conserva de la Villa y Corte de Madrid. Este escudo formaba parte de una fuente, ya desaparecida, denominada los Caños Viejos o los pilares de la Puente Segoviana.

Según los documentos conservados en el Archivo Histórico de Protocolos de Madrid esta fuente data de 1588 y es lógico pensar que el escudo sea también de dicho momento.

 

 

Descripción del escudo empleando el vocabulario heráldico: En campo de plata, un oso de sable empinante sobre un madroñal de sinople, frutado de gules y terrasado en sinople. Con bordura en azur y siete estrellas de plata. Al timbre una corona real; ésta se describe como un cerco de oro, engastado de pedrería en su color, realzado de ocho florones de hojas de acanto, visibles cinco, interpolados de puntas rematadas por perlas.

Detalle del escudo. Extraído de El Mirador.

Escudo de Madrid. ca. 1600-1700. Extraído de Wikipedia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan López de Hoyos, cronista de la Villa, en su “Declaración de Armas” explica el origen, si bien mitificado, del escudo de Madrid que en resumen reflejaría el origen y las concesiones que los monarcas como Alfonso VI de Castilla, concederían a la ciudad:

“Tienen las armas de por orla siete estrellas en campo azul, por las que vemos junto al Norte, que llamamos en griego Bootes, y en nuestro castellano, por atajar cosas y fábulas, llaman el Carro, las cuales andan junto a la Ursa, y por ser las armas de Madrid osa, tomó las mismas estrellas que junto a la Ursa, como hemos dicho, andan, por razón de que como en tiempo de don Alfonso VI viniendo a ganar este reino de Toledo, el primer pueblo que ganaron fue Madrid, y para denotar que así como aquellas siete estrellas que andan alrededor del Norte son indicio de la revolución y del gobierno de las orbes celestiales, así Madrid como alcázar y casa real y primeramente ganado, había de ser pueblo de donde los hombres conociesen el gobierno que por la asistencia de los reyes y señores de estos reinos de Madrid había de salir, y también porque este nombre Carpetano, como abajo declaramos, quiere decir Carro, por eso tomó las siete estrellas que en el cielo llamamos Carro”

El escudo de Madrid viene a reflejar un pasado mitificado, que resalta la importancia de esta ciudad sobre otras como Villa del reino de Castilla, capital del Imperio Español y actualmente capital del Reino de España. Y un pasado real, pues se sabe que la corona imperial se la concede Carlos I a través de las Cortes de Valladolid de 1548 puesta sobre el madroñal, aunque luego para resaltar esta importancia antes mencionada se trasladaría al timbre (la parte superior).

 

REFERENCIAS:

Cadenas y Vicent, V . Diccionario heráldico. 2014, Madrid: Hidalguía. 

Montaner Frutos, A . «Identificación, evocación y conformación en los emblemas heráldicos: el caso de las armas parlantes» .2012,  Emblemata 18: 41-70.

García-Menacho y Osset, E. "Introducción a la heráldica y manual de heráldica militar española". 2010 . MDE

Reglamento de Protocolo y Ceremonial del Ayuntamiento de Madrid. ANM 19882. Reglamento Municipal 22/12/1988. B.O.A.M. 23-02-1989, núm. 804, pág. 286-288.

Vivar del Riego, J.A: "Símbolos heráldicos de Madrid. Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía". 2015.

La casa del Pastor

 

Carmen Herranz García

Cuéntanos que opinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies