Atenea Promakhos, Villa de los Papiros (Herculano)

La Atenea Promakhos de Herculano

Expuesta actualmente en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, la Atenea Promakhos de Herculano es una estatua de mármol de 2 metros que representa a la diosa estante y en posición de ataque. Entre los atributos iconográficos usados habitualmente en las representaciones de Atenea contamos en este caso concreto con el casco y la égida (en la que podemos apreciar el famoso gorgoneion) además de la lanza, perdida en la actualidad pero que hemos reconstruido en la ilustración.

Atenea Promakhos, Villa de los Papiros (Herculano)

Ilustración de Marta Hernández realizada para Historia 2.0 © MARTA HERNÁNDEZ. Todos los derechos reservados /All rights reserved. PROHIBIDA su utilización.

Antecedentes

Datada por contexto en el tercer cuarto del siglo I a. C., se trata de una reelaboración de la famosa estatua de bronce del mismo nombre, obra de Fidias, que se situaba en plena Acrópolis de Atenas. De ella, de casi 15 metros de altura, se decía que aún se podía ver parte desde el cabo de Sunio, situado a 65 kilómetros al sureste de la polis ateniense.

Existían otras dos estatuas de Atenea hechas por Fidias en la Acrópolis (la Atenea Lemnia y la famosísima Atenea Parthenos), pero en este caso, ya que se trataba de una conmemoración de la victoria sobre los persas (y pagada con el botín obtenido en Maratón), se optó por un motivo bélico.

El epíteto promakhos (que significa literalmente “primera en la batalla”) hace referencia a la formación de combate en falange propia de los ejércitos hoplíticos, y en concreto a aquellos que se situaban en primera fila. Como sabéis, la diosa Atenea tenía una doble vertiente; además de su habitual papel como diosa de la sabiduría, la hija de Zeus era también una guerrera; y es por ello que se representa siempre armada.

Esta mítica y colosal estatua, construida alrededor del 453 a. C. y destruida probablemente en Constantinopla en el año 1203 (¡una historia digna de ser contada otro día!), se convirtió rápidamente en un modelo a imitar en vasos cerámicos y estatuas, y es por ello que pese a no contar con la original sí existen varias copias, como por ejemplo la que tratamos en esta cápsula. Pero sepamos más de ella...

Dónde y cómo se encontró

Herculaneum (o Herculano en castellano), como su famosa vecina Pompeii (Pompeya), fue una antigua ciudad romana que quedó sepultada durante la erupción del Vesubio del 79 d. C. No sería redescubierta hasta el s. XVIII; momento en que, bajo orden del futuro Carlos III de España (por entonces rey de las Dos Sicilias), se iniciarían las primeras excavaciones arqueológicas de la zona.

Resina (la actual Ercolano), en aquel momento un suburbio de Nápoles, sería el primer foco; iniciándose las excavaciones en el año 1738 bajo la batuta de Roque Joaquín de Alcubierre, ingeniero militar del rey, quién descubriese por accidente la antigua ciudad romana al iniciar los trabajos de prospección para el futuro emplazamiento del Palacio de Portici.

Para el año 1750, ya dirigidas por el ingeniero suizo Karl Jakob Weber, se inician las excavaciones (a través de túneles subterráneos) de una residencia situada en las afueras de la ciudad antigua (a medio camino entre esta y la ladera del volcán), que en su momento se denominó Villa Suburbana pero que posteriormente conoceremos con el explícito nombre de Villa de los Papiros por la enorme cantidad de estos que se encontraron en su interior.

Se trata de una villa particular, mandada construir entre el 60 y el 50 a. C. para Lucio Calpurnio Pisón Cesonino (padre de Calpurnia, tercera mujer de Julio César) o, en todo caso, para su hijo L. C. P. Pontífice. Dañada por el terremoto del año 62 d. C., la villa aún se encontraba en rehabilitación cuando estalló el Vesubio, quedando finalmente sepultada durante casi 17 siglos.

Tras unos años de trabajo, durante el 30 de octubre y el 4 de noviembre de 1753 se excava finalmente frente al tablinum, hallando entre las dos columnas del peristilo lo que se describe en el diario de excavación simplemente como una «estatua al natural de mármol, Minerva», el nombre romano de la diosa Atenea.

Una descripción quizás demasiado simple para, como acabamos de comprobar, una estatua con mucha historia detrás.


BIBLIOGRAFÍA

PAUSANIAS: Descripción de Grecia, 1.28.2

RUGGIERO, Michele: Storia degli scavi di Ercolano. Nápoles: 1885

 

Villa of the Papyri en: AD79 Destruction and Re-Discovery [website]

Recuperado en: https://sites.google.com/site/ad79eruption/herculaneum-1/villa-of-the-papyri [Consulta: 20/04/2017]

 

Athena Promachos en: Museo Archeologico Nazionale di Napoli [website]

Recuperado en: http://cir.campania.beniculturali.it/museoarcheologiconazionale/itinerari-tematici/galleria-di-immagini/RA371 [Consulta: 20/04/2017]


Si quieres utilizar este texto perteneciente a Historia 2.0, no olvides citarnos de la siguiente forma:

Cuesta Hernández, Alfonso: La Atenea Promakhos de Herculano en: Cápsulas históricas. (25 de abril de 2017) Historia 2.0. [Blog] Recuperado en: http://historiadospuntocero.com/atenea-promakhos-herculano [Consulta: fecha en que hayas accedido a esta entrada]

Alfonso Cuesta

Cuéntanos que opinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies