Tal vez os parezca un nombre raro para una comunidad de historia. Y tal vez no os falte razón. Sin embargo, lo importante de los nombres es que, además de atractivos, sean descriptivos. Y por ello este “2.0”, que es un concepto más bien informático, pero que nosotros hemos querido adaptar a lo que es nuestra idea de la Historia en el siglo XXI.

Por ello, para los que no estéis familiarizados con el término “2.0” os vamos a explicar brevemente en qué consiste o qué es:

WEB 1.0: “Se caracteriza porque sólo las personas con conocimiento de informática a nivel avanzado pueden crear y gestionar sus propios sitios web, ya que formato y contenido son inseparables. Además, la relación con los usuarios es unidireccional, éstos sólo pueden leer las webs por las que navegan, pero no interactuar con ellas."

WEB 2.0: “Se caracteriza por el desarrollo de herramientas que permiten que usuarios sin conocimientos técnicos de informática o diseño web puedan interactuar con la web de una forma diferente. Asimismo, se caracteriza por un cambio de actitud por parte de los usuarios que reclaman un protagonismo mayor. Éstos ahora tienen un mayor poder, dejan de tener una actitud pasiva ante la información que se les ofrece y pueden crear su propia información para compartirla con los demás.”

Si la Web 2.0 crea comunidades de aprendizaje y de intercambio a muchos niveles, ¿por qué no iba la Historia a beneficiarse de ello y participar? ¿Por qué no íbamos los profesionales de la historia a beneficiarnos de ello? En este sentido, Historia 2.0 – y su nombre – nacen con este propósito. No se nos entienda mal, no con el propósito de defender que todo el mundo se dedique a crear historia aunque no tenga conocimientos de ésta, sino en el sentido de la interacción. El mundo en el que vivimos avanza, las tecnologías que nos rodean diariamente también, y los historiadores podemos – y debemos – avanzar con ellas. Por ejemplo, hasta hace poco, uno se leía un libro o un artículo (en papel especialmente) y no tenía la oportunidad de interactuar con el autor del mismo para comentar algún punto o, simplemente, para resolver dudas, para intercambiar conocimiento e información. Sin embargo, hoy en día nos encontramos ante la posibilidad de crear historia 2.0, gracias a nuevas plataformas de divulgación y exposición de las teorías e ideas, gracias a plataformas de internet como las páginas web, los blogs o las redes sociales. Los historiadores nos podemos convertir, así, en un ente cercano y comunicativo, que no sólo escribe artículos y comparte información, sino que interactúa con sus lectores, esto es, con los usuarios de sus plataformas. Esto es, con vosotros.

Por otro lado, hasta hace relativamente poco, si pensamos en libros o en investigaciones, sólo unos pocos historiadores tenían acceso a publicar su trabajo y desarrollar su profesión. La historia 2.0, apoyada en plataformas 2.0, nos permite a muchos historiadores crear nuestro trabajo – de igual calidad – y divulgarlo de formas que de otro modo no podríamos o no tendríamos acceso. En reciprocidad a eso, hasta hace relativamente poco, sólo unos pocos tenían acceso a la historia, los que se movían en círculos históricos. La historia 2.0, apoyada en plataformas 2.0, nos permite a muchos historiadores acercar a un público muchísimo más amplio la Historia. Público no necesariamente especializado en la materia, público amateur, público neófito que, simple y muy loablemente, gusta de la historia y quiere saber más de ella, sin necesidad de ser un profesional de ésta o de moverse en círculos profesionales. Creemos un error muy grave considerar que la historia sólo pertenece a los que “hacen” historia y consideramos un error más grave aún explicarla y ofrecerla sólo a entendidos. La Historia es un bien común al que todos - independientemente de nuestra profesión – deberíamos tener acceso. La historia no es un privilegio, la historia es un derecho y – si se nos permite decirlo – una obligación. La Historia es lo que fuimos, nos ayuda a entender lo que somos y nos permite encaminar lo que seremos. Todos debemos tener acceso a una historia de calidad. Y, por ello, Historia 2.0 nace con el ferviente propósito de defender la divulgación histórica, pero de calidad. Creemos que se puede hacer historia para todos los públicos, accesible en el lenguaje y en la forma de acceso, amena y distendida, que enganche y guste, pero a la vez de calidad, rigurosa, investigada, científica y, en definitiva, como los profesionales de la historia hemos aprendido a hacer a lo largo de años de estudios. Se ha tendido a descalificar el término “divulgación histórica” ya que, lamentablemente, abundan los sitios webs y los lugares en los que se hace historia de dudosa calidad; copiando y pegando, sin consultar fuentes, sin contrastar lo que se expone, sin el método y la técnica que se nos exige a los profesionales de la materia. Por eso, y porque también hay otros lugares en los que se hace Historia de calidad y bien hecha, desde Historia 2.0 queremos romper una lanza en favor de la divulgación histórica y demostrar que la historia bien hecha, la historia hecha como debe ser, puede ser para todos sin perder ni un ápice de calidad y de rigurosidad.

Un gran proyecto conlleva una gran responsabilidad (bueno, sabemos que la frase no era exactamente así, pero nos vais a permitir el parafraseo) y eso es lo que queremos los miembros del equipo de Historia 2.0....

¿Qué es, entonces, Historia 2.0?

Historia 2.0 es un proyecto multidisciplinar en el que participan jóvenes profesionales de distintos ámbitos como la Historia, Historia del Arte, Arqueología, Biblioteconomía y Documentación, Periodismo o Ilustración Histórica. Como su propio nombre indica, lo que buscamos en este proyecto no sólo es poder desempeñar las profesiones para las que nos hemos preparado largo y tendido en un momento en el que estas profesiones son de difícil acceso para mucho, sino crear una comunidad online de conocimiento en la que los usuarios tengan un papel importante. No sólo queremos que nos leáis. Queremos leeros.

Lo que aquí vais a encontrar son artículos realizados por nosotros bajo distintas categorías que podréis ir explorando en la web; artículos, cápsulas históricas, retos históricos, canciones con historia, obras de arte, reseñas, exposiciones, colaboraciones, y, esperamos, con el tiempo poder ofreceros conferencias, charlas y actividades.

Esperamos que nos acompañéis en este proyecto y que lo disfrutéis tanto como nosotros. Esperamos asimismo que os sintáis como en casa y nos ayudéis a crear esa comunidad online de conocimiento y divulgación de la que tanto hablamos.

Además, desde septiembre de 2016 nos hemos constituido en la Asociación Histórico Cultural Historia 2.0 y esperamos, en breves, comenzar con todas nuestras actividades para y por vosotros.

¿Quieres conocernos? Pincha aquí para acceder a las biografías de todos nuestros miembros.

Un saludo, lectores, de parte de todo el equipo de Historia 2.0.