"Elisabetta Sirani, una mujer que se abrió camino en un mundo de hombres." Por: Jara López Morales.

Elisabetta Sirani, una mujer que se abrió camino en un mundo de hombres.

retrato_elisabetta

Autorretrato. Elisabetta Sirani, 1660. Italia. Imagen obtenida de: http://www.earlywomenmasters.net/women_at_the_easel/slides/1660_Elisabetta_Sirani.html

La Historia en general, y la Historia del Arte en particular, son algo que ha pertenecido al ámbito masculino hasta hace bien poco, prueba de ello es si os pido que me digáis artistas barrocos europeos segurísimo que me diréis nombres tan relevantes como Caravaggio, Velázquez, Vermeer o Rembrandt, pero y si os pregunto... ¿Cuántas mujeres artistas barrocas conocéis?

Estoy segura de que la gran mayoría de vosotros no sabría decirme ni si quiera una mujer artista de ese periodo y no, esto no se debe a que no existieron, pues aunque hubo un número mucho menor de mujeres que se pudieron dedicar al arte que hombres, sí que hubieron algunas que por constancia, talento o suerte, pudieron hacerse un hueco en el mundo del arte.

Es por eso que hoy os quiero traer una historia, casi como si de un cuento de hadas se tratase, de una mujer valiente que luchó por sus sueños y consiguió cumplirlos, una mujer que es reflejo de las dificultades que el género femenino traía consigo en una época de varones.
En Bolonia, una de las ciudades más influyentes de la historia italiana, nació el 8 de enero de 1638 una pequeña niña a la que pusieron por nombre Elisabetta. Elisabetta, junto a sus otras tres hermanas menores, fue educada en una sociedad patriarcal en la cual se observaba a una mujer más como un objeto para concebir hijos y cuidar del hogar que como una persona. Ella, como toda mujer que pertenecía a una familia de lo que ahora llamamos clase media-alta, recibió una educación básica basada en música, danza, poesía, escritura sagrada y dibujo. En esto último, Elisabetta mostró muy tempranamente un gran virtuosismo, algo que le venía de familia, pues su padre, Andrea Sirani, era un reconocido pintor y poseedor de un exitoso taller. Si Elisabetta hubiera sido un hombre, posiblemente, su padre hubiera alabado el talento de su primogénito y le hubiera pagado clases en una academia o le hubiera instruido en su propio taller, pero debido al género de Elisabetta su padre se negó a que su hija pudiera vivir de su talento, impidiéndole avanzar en estudios superiores de pintura. Esto cambió cuando Elisabetta tuvo la suerte de conocer a Count Carlo Cesare Malvisia un afamado erudito que quedó encandilado de las obras de la joven y que consiguió convencer a Andrea para que educase a su hija en el arte de la pintura.

En el siglo XVII, toda persona que quisiera realizar unos estudios pictóricos tenía dos opciones: La primera y menos considerada, era formándose en un taller, aquí como se realizaba desde la Edad Media, los aprendices eran enseñados gradualmente por el maestro, hasta que conseguían independizarse eran instruidos tanto en dibujo como en otros aspectos básicos para la profesión, por ejemplo cómo conseguir diferentes pigmentos. La segunda opción era estudiar en las Academias, en estos lugares podían adquirir una enseñanza más reglada y obtener un conocimiento no solo práctico si no también cultural que el artista necesitaría aplicar en sus creaciones, en las academias tenían privilegios como la realización de dibujos del natural, incluyendo cuerpos desnudos de figuras para poder realizar estudios anatómicos. A este último lugar la mujeres tenían prohibido la entrada, es por ello que Elisabetta tuvo que conformarse con estudiar en talleres. En un primer momento realizó sus estudios en el taller de su padre, pero posteriormente pasó a formar parte del taller de  Guido Reni. Reni, además de íntimo amigo de Andrea Sirani, era uno de los pintores más famosos de la Bolonia del siglo XVII y discípulo de una de las Academias más conocidas y relevantes del momento la “Accademia degli Incamminati”, por ello podemos decir que Elisabetta fue una discípula indirecta de ésta Academia. En el taller de Reni, Elisabetta, pudo adquirir grandes conocimientos, llegando a semejarse tanto la pintura entre maestro y aprendiz que la obra de Beatrice Cenci, obra que hasta ahora se creía que era de Reni, se está empezando a atribuir a la propia Elisabetta.
Cuando Elisabetta contaba con 19 años, un hecho trágico, pero afortunado para ella, daría un giro radicalmente a su carrera artística. Su padre enfermó de gota, enfermedad que le paralizó las manos impidiéndole pintar, por ello Andrea se vio obligado a aceptar que su hija, como primogénita, formase un taller de pintura y de esta forma evitar que la familia no cayera en la pobreza extrema. Elisabetta conseguía así algo que muy pocas artistas habían conseguido con anterioridad, tener un taller propio sin depender de una figura masculina. Además Elisabetta introdujo otra novedad, en su taller única y exclusivamente trabajarían mujeres. Con Elisabetta trabajaron un total de doce mujeres entre las que se encontraban sus hermanas menores. Esto era algo totalmente novedoso en la época, pues si ya era difícil que se aceptase que una mujer se dedique a un oficio que se reservaba para el ámbito masculino, todavía era más difícil encontrar un taller que aceptase enseñar a una mujer en el arte de la pintura. Es por ello que el taller de Elisabetta se convirtió en algo que podríamos denominar como un centro formativo exclusivamente para mujeres, el único en su tiempo y uno de los pocos que ha habido hasta la historia más reciente.
En su taller, Elisabetta creó magníficas obras , algo que fue muy bien acogido por la época y pronto ganó popularidad, tanta que consiguió sacar a su familia de la crisis económica que se encontraba. Esto conllevó que su padre, le prohibiera contraer matrimonio con ningún hombre y de esta forma no perder su fuente de ingresos.

Sin embargo, el hecho de que una mujer creara algo virtuoso no estaba aceptado por una parte de la sociedad y eso le llevó a  falsos rumores, los cuales consiguió desmentir de manera muy original. Por poner un ejemplo, Elisabetta cansada de escuchar que sus creaciones estaban realizadas por la mano de su padre y que ella solo las firmaba, organizó una exposición en la que mostraba al público sus métodos. A esta exposición acudió Cosmo III de Medici, quien le encargó una Madona, Elisabetta realizó con tal rapidez la obra que se la pudo llevar, ya seca, el mismo día. Este hecho era totalmente inusual en la época, ya que los artistas tardaban semanas, incluso meses en crear lo que Elisabetta podía hacer en una horas.
Sirani, consciente de las dificultades que tenía por el hecho de ser mujer, intentó por todos los medios realizar una alabanza al género femenino, no solo con el taller de mujeres que hemos comentado anteriormente, si no en sus obras seleccionaba representar pasajes bíblicos o mitológicos que ensalzasen a la mujer, de forma que ésta siempre estuviera en igualdad o superioridad al hombre.

Retrato de Beatrice Cenci. Elisabetta Sirani o Guido Reni. . Galleria Nazionale d'Arte Antica, Roma. Imagen obtenida de: https://juancarlosboveri.wordpress.com/2011/09/26/sirani-y-beatrice-cenci/

Retrato de Beatrice Cenci. Elisabetta Sirani o Guido Reni. . Galleria Nazionale d'Arte Antica, Roma. Imagen obtenida de: https://juancarlosboveri.wordpress.com/2011/09/26/sirani-y-beatrice-cenci/

Elisabetta puede considerarse una genio de la pintura, pues en total realizó más de 190 cuadros e innumerables dibujos en sus 10 años de trayectoria profesional, por si esta cifra no fuese alta, se cree que únicamente firmó un 70% de los trabajos que realizó.
En la primavera de 1665, Elisabetta comenzó a mostrar síntomas de enfermedad, bajó excesivamente de peso y sufría de depresión, pero aun así continuó trabajando hasta el mes de agosto, mes en el que falleció. Cuando esto ocurrió la joven contaba con tan solo 27 años, la causa fueron unas inexplicables dolencias de estómago causadas por unas perforaciones, que aún hoy continúan sin saberse porqué fueron provocadas: ¿Enfermedad? ¿Asesinato? ¿Envenenamiento involuntario? ¿Exceso de trabajo?... Sea como fuere, Elisabetta consiguió algo que ya había comenzado a conseguir en vida, ser considerada igual que un hombre, pues fue enterrada con diversos honores que tan solo se reservaban a los varones.
Elisabetta fue una de tantas mujeres desconocidas que luchó por sus sueños y luchó por la igualdad entre mujeres y hombres, es por ello que, como mujer, me encuentro en una enorme deuda con ella, pues soy consciente de que si no hubieran existido mujeres como Elisabetta no hubiera tenido muchas de las oportunidades que tengo ahora y por eso quiero devolverle, en parte, el favor haciendo que no se olvide su memoria y pasando el legado de su historia a vosotros lectores.

Referencias.

•    Arte bajo Cero. Mujeres y  pinturas en el Renacimiento. url: https://esquimalenator.wordpress.com/2011/07/10/mujeres-y-pintura-en-el-renacimiento/
•    Arte e historia. La academia boloñesa. url: http://www.artehistoria.com/v2/contextos/4624.htm
•    Art fortune.Com. Elisabetta Sirani. url:  http://www.artfortune.com/elisabetta-sirani/artistbiographies-58152/
•    Barajas, José Juan, BUZON DE PINTURA: ELISABETTA SIRANI. url: http://buzondepinturaporjuanjosebarajas.blogspot.com.es/2011/10/elisabetta-sirani.html
•    Bobery, juan Carlos: Elisabetta Sirani y Beatrice Cenci. url: https://juancarlosboveri.wordpress.com/2011/09/26/sirani-y-beatrice-cenci/
•    Bolonia, Italian (web de turismo) url: http://www.boloniaitalia.com/
•    Ecu Red. Elisabetta Sirani. url:  http://www.ecured.cu/index.php/Elisabetta_Sirani
•    Lewis,  Jone Jhonson. Elisabetta Sirani url: http://womenshistory.about.com/od/elisabettasirani/p/sirani.htm
•    Luis, J. url: http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=10464
•    Noticias de hoy. Elisabetta Sirani. url:  http://noticias-de-hoy.es/elisabetta_sirani
•    Your dictionary. Elisabetta Sirani Fact. url: http://biography.yourdictionary.com/elisabetta-sirani.

Autora:

[alert-announce]

yoDesde pequeña he sido una gran enamorada de la historia, muy especialmente de la historia del arte, así como de la literatura; además escribo cuentos y leyendas desde que tengo uso de razón. Empecé mi vida universitaria haciendo pedagogía, pero en el primer curso decidí que mi vocación era la historia del arte y me cambié de carrera. Actualmente me encuentro en tercer curso y a pesar de no tener experiencia en el mundo histórico-artístico tengo muchos proyectos de futuro (algunos de un futuro muy reciente) en este ámbito. Creo que puedo aportar al equipo de Historia 2.0 una visión de la historia desde el punto de vista artístico, especialmente de la historia del siglo XIX y de la historia de género. [/alert-announce]

Historia 2.0

Cuéntanos que opinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies