Las Juventudes Hitlerianas

 

 

El régimen nazi encuadró en las Juventudes Hitlerianas a los jóvenes entre diez y dieciocho años, convirtiéndola en la mayor organización juvenil de la historia y en una enorme maquinaria de manipulación.

El atractivo de las Juventudes Hitlerianas consistía en transformar las acampadas en entrenamientos paramilitares, las pistolas de aire en armas de fuego, las canciones infantiles en marchas militares, la educación en adoctrinamiento y, en definitiva, a los niños en nazis fanáticos.

 

Las Juventudes Hitlerianas (en alemán Hitlerjugend, o simplemente HJ) se formaron en julio de 1926 como parte del creciente movimiento de juventudes alemán posterior a la I Guerra Mundial. Durante el final de la República de Weimar y el posterior ascenso del movimiento nazi, la juventud desencantada -y consecuentemente estos grupos juveniles (que en origen eran de muy diversa índole política)- fueron tendiendo paulatinamente hacia ideologías conservadoras y nacionalistas.

 

Jóvenes miembros de las Juventudes Hitlerianas saludando efusivamente al führer en Leipzig (finales de 1932).

Aunque al principio el propio Adolf Hitler no diese excesiva importancia a las HJ (precisamente por no tener aún la edad necesaria para votar), desde 1930 (con el partido nazi ya convertido en la segunda fuerza política del país) se decidió potenciar el movimiento juvenil, ya considerado como base del partido. Fue en este momento, además, cuando se creó una sección femenina de las HJ, la Bund Deutscher Mädel (o BDM).

 

Desde que en 1933 Baldur von Schirach se hiciese cargo de ellas, el crecimiento de las HJ fue imparable. Primero se procedió a la paulatina absorción de otros grupos juveniles por parte de las HJ, se instó al reclutamiento desde las propias escuelas públicas a través de profesores de enlace e incluso se crearon instituciones de enseñanza propias como las Adolf-Hitler-Schulen (Escuelas de Adolf Hitler), la NS-Deutsche Oberschule (Escuela Superior Nacional-Socialista Alemana) o las Nationalpolitische Erziehungsanstalten (Escuelas Políticas Nacionales). Por último, desde marzo de 1939, la afiliación de los jóvenes alemanes a las Juventudes Hitlerianas (que contaban ya por entonces con más de 7 millones de miembros) se volvió obligatoria. La consecuencia directa: una juventud alemana educada en las doctrinas raciales y eugenésicas del Tercer Reich y entrenada para la guerra.

 

Miembros de la BDM (en primer plano) y las HJ (al fondo) en el Estadio Olímpico de Berlín durante la celebración del Día Nacional del Trabajo de 1937.

 

El libro de Michael H. Kater nos habla detalladamente de esta evolución del movimiento juvenil y su posterior incorporación al ejército tras declararse la II Guerra Mundial, e incluso se atreve a conjeturar sobre el grado de responsabilidad final que puede atribuirse a dicha juventud en los infames hechos de barbarie que, como todos sabemos, tuvieron lugar bajo el régimen nazi. También se nos habla del papel de la mujer, orientado indudablemente a la procreación -y que daría lugar a curiosos programas como el Glaube und Schönheit (Fe y Belleza)- pero que también estuvo implicada en el frente, y en los campos de concentración, una vez declarada la guerra. Otra de las partes más interesantes del libro trata sobre aquella juventud disidente y rebelde que se negó a formar parte del sistema. Hablamos, por supuesto, de casos tan conocidos como Die Weiße Rose (La Rosa Blanca) o los jóvenes del swing, pero también de otros igualmente interesantes como puedan ser la marxista Schwarze Schar (Banda Negra) o los violentos Edelweißpiraten.

 

En definitiva, un libro completísimo con abundantes testimonios de primera mano y una encomiable labor de investigación que se ve acompañada de cuantiosas notas y referencias. Una edición muy cuidada en el aspecto físico (sobrecubierta llamativa, impresionante cubierta de tapa dura en negro y dorado, marcapáginas de seda rojo y fotografías de época en guardas y láminas centrales), y que además cuenta con un amplio e interesante prólogo a la edición española (por parte del propio autor) y una labor de traducción, en general, bastante buena (en la que sólo se echa en falta una mejor revisión final del texto, pues durante la lectura nos encontramos con numerosos errores tipográficos). Lo dicho, un libro muy recomendable para cualquier persona interesada en ahondar en un aspecto tan interesante como es la juventud durante el Tercer Reich.

 


Acerca del autor:

Michael H. Kater (Zittau, Alemania, 1937) es Distinguished Research Professor Emeritus of History y Fellow of the Royal Society of Canada (FRSC). Tras graduarse en Historia en la Universidad de Toronto y doctorarse en Historia y Sociología por la Universidad de Heidelberg, lleva impartiendo clase en la Universidad de York desde 1967. Además fue profesor visitante Jason A. Hannah de Historia de la Medicina en la Universidad McMaster en los ochenta y en la Universidad de Toronto en los noventa. Kater es reconocido internacionalmente como el autor de diez monografías sobre el Nacionalsocialismo y el Tercer Reich. Su trabajo ha recibido prestigiosos galardones internacionales, como el Guggenheim Fellowship en Estados Unidos y el Konrad Adenauer Forschungspreis en Alemania. En la actualidad está escribiendo una historia de la cultura en el Tercer Reich.

 

ISBN: 978-84-16523-30-6

Páginas: 544

Autor: Michael H. Kater

Editorial: Kailas

Web Editorial: www.kailas.es

 

 

 

Alfonso Cuesta

Cuéntanos que opinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies