Felipe V, los delirios de un monarca

Felipe de Anjou fue el primer Borbón en gobernar España. Venía de la muy absolutista y pomposa Corte Francesa a un país totalmente desconocido para él. Aquí no solo destacó por sus cambios en la política del reino, sino también por un incipiente trastorno mental que le llevaría a la locura. Pero vayamos por partes.

La Cuestión sucesoria

En el año 1700 Carlos II, llamado “el hechizado” muere sin descendencia y en su testamento deja como heredero a Felipe de Anjou, nieto de su hermana María Teresa de Austria y su esposo el rey de Francia Luis XIV , por lo tanto a un Borbón, el primero que gobernaría este país.
Hacia el año 1697 en la corte ya se hablaba del problema sucesorio, pues ninguno de los dos matrimonios de Carlos II había dado frutos, y dada su delicada salud previsiblemente moriría sin descendencia.
Tres eran las facciones de la corte: la sucesión bávara en la persona de José Fernando de Baviera, nieto de la hermana de Carlos II Margarita de Austria (la de las Meninas). Otra que abogaba por la sucesión austríaca viendo en el Emperador Leopoldo la mejor opción. La tercera de las opciones con un gran número de seguidores fue la que veía en la rama francesa de los Borbones al mejor candidato, contando esta propuesta con el apoyo de la Iglesia y siendo finalmente la opción testamentaria del último de los Austrias.

Esto no fue del gusto de los que creían que la rama de los Austrias era la única legítima, viendo como heredero al Archiduque Don Carlos lo que provocaría la Guerra de Sucesión en España que no terminó hasta el 1713.
Esta decisión testamentaria no solo disgustó a los simpatizantes de los Austrias, el propio Felipe no tenía interés ninguno en dejar la Corte Francesa para acabar en la rígida y austera Corte Española.

Un Borbón en España

El caso es que fue proclamado rey y se trasladó a España, donde habría de vivir en el desaparecido Alcázar de Madrid.
Su primera esposa fue María Luisa de Saboya, con ella tuvo dos hijos, que además serían reyes: Luis I y Fernando VI. Estuvo al lado del rey 14 años, tras los cuales murió de viruela.
Su segundo matrimonio, en 1714, fue con Isabel de Farnesio, apodada “la parmesana” por ser hija del Duque de Parma. Con ella tendría siete hijos entre los que estaría el futuro Carlos III.
Bajo el reinado del primer Borbón se inició una renovación en España a todos los niveles: cultura, economía, cuestiones sociales … creándose todo tipo de Academias a imitacionde las francesas: Academia de Historia, de Medicina, de la Lengua, etc.
Cambió la política interior promulgando los Decretos de Nueva Planta, aboliendo fueros para que hubiese una administración centralizada.

La locura del rey

Felipe V no solo pasará a la historia por ser el primer Borbón en España y por los cambios políticos del país, si no también por sufrir una especie de locura o enfermedad mental que traía a la Corte de cabeza.
La muerte de su primera esposa, María Luisa de Saboya coincidió con los primeros episodios de “locura” de Felipe. Ya de por sí tenía un carácter melancólico y depresivo que parecía haber heredado de su madre, que pasaba los días encerrada en Versalles sin ver a nadie.
Su segunda esposa Isabel de Farnesio supo tratar con la enfermedad del rey, intentando por otro lado llevar el trono de España y todo lo que en torno a él giraba.
Ambos se amaban muchísimo y el rey creó una dependencia hacia ella, que también supo llevar muy bien la italiana a pesar de la dureza que le suponía la enfermedad de su marido, que no solo le producía daños psíquicos, si no también físicos: cefaleas, astenias, problemas de estómago…

Felipe V e Isabel de Farnesio. Pintura de Louis-Michel van Loo

Según algunos historiadores el rey tenía además una obsesión enfermiza con el sexo, tomando incluso toda clase de brebajes que hipotéticamente desarrollaban su potencia sexual. Pero al mismo tiempo tenía una obsesión con la salvación de su alma, así que después de tener relaciones con su esposa se sentía culpable e iba a confesarse inmediatamente, llegando a acoger a su párroco en sus aposentos para la mayor prontitud de confesión pues otro de sus pánicos era ir al infierno.
Los documentos datan el año 1717 como el primero en el que el rey comenzó a desarrollar un episodio de locura como tal.
Una tarde paseando a caballo sintió que el sol le perseguía y quiso huir de él. A partir de ahí sus delirios no cesaron.
Se empeñaba en que su ropa limpia estaba envenenada y no dejaba que nadie le cortase en pelo ni las uñas.
Las uñas de los pies le crecieron tanto que no podía ni caminar y creía estar muerto, preguntándole constantemente a sus soldados que por qué no lo enterraban. A veces pensaba que no tenía brazos ni piernas.
Sufría delirios y ataques de histeria y muchas veces se creía una rana. Era hipocondriaco.
Con el paso de los años se encontraba cada vez peor, llegando a pensar que todos los males que le aquejaban eran por culpa de que no había dado suficientes misas en favor de la difunta alma de su primera esposa, encargando que se diesen 200.000 misas en su honor lo más pronto posible.
El rey estaba despierto durante la noche y dormía durante el día. Gritaba, se mordía, o cantaba en mitad de la madrugada a viva voz.
En 1724 abdica en su hijo Luis I, pues su enfermedad no lo dejaba gobernar (aunque otros historiadores dicen que simplemente estaba ya cansado de ser rey). Por desgracia su heredero muere nueve meses después debido a la viruela y se le devuelve la corona al rey Felipe, por lo que se dice que fue el único rey que reinó dos veces. Un reinado -el más largo de la historia de la corona española- con 45 años a sus espaldas.

En 1729 realiza un viaje a Sevilla y su enfermedad se vuelve a agravar, lo que hace que pasen cinco años en la ciudad andaluza, trasladando a la mitad de su corte hasta allí. Apenas dormía una hora al día, deambulaba por las noches con la boca abierta y la lengua colgando, con las piernas hinchadas. Los médicos pensaban que eran sus últimos días. En Sevilla adquiere la costumbre de cenar a las cinco de la mañana y acostarse a las 7, desayunar a las 12 y comer después de la misa de las 15. Trabajaba en asuntos de estado a partir de las dos de la mañana.  En 1733 vuelve a Madrid pero sigue teniendo episodios complicados. Solo se calmaba con la música y en especial con la voz de Farinelli il castratoera tal el poder de alivio que tenía su voz en el rey que se le obligó a quedarse en la corte y cantar todos los días a la hora que fuese.

En 1746 el rey comenzó a encontrarse indispuesto y con ganas de vomitar, sin tiempo para llamar al médico muere repentinamente con 62 años.

Actualmente varios estudios han sacado en conclusión que la afección psicológica de Felipe se debía a un trastorno bipolar o un delirio nihilista de Cotard (delirio de negación).
Según palabras del historiador Henry Kamen:

"El rey sufría de un desorden neurobiológico grave, que está documentado desde el año que sucedió al trono de España, en 1700, cuando tenía 17 años. Se notaba en breves ataques de debilidad física y de cansancio, con alguna fiebre, pero también en ataques de depresión (se empleaba la palabra 'melancolía'). No es suficiente pensarlo como un 'trastorno mental', porque no era sólo mental sino que afectaba su cuerpo y conducta al mismo tiempo. La enfermedad se hizo más grave con los años, que es cuando se nota la complejidad del problema. Sería posible categorizarlo como un 'trastorno bipolar', o, para decirlo de otra manera, una psicosis maníaco-depresiva. Son palabras que resultan más correctas que las palabras inexactas 'trastorno mental'"

 

El incendio del Alcázar

Cuando Felipe V llegó a España se encontró que tendría que vivir en el Alcázar de Madrid, un palacio demasiado austero si lo comparamos Versalles de dónde el monarca procedía. Nunca fue de su gusto.
En la Nochebuena del año 1734 el Alcázar comenzó a arder.
El origen del fuego se originó supuestamente en los aposentos del artista Jean Ranc, pintor de la corte.
A día de hoy es todavía un misterio como pudo quemarse un edificio que estaba vigilado continuamente por ser la residencia real.

Pintura del Real Alcázar de Madrid,  ca.1710.

El caso es que ardió durante cuatro días calcinándose la mayoría de su interior así como más de 500 obras de arte de incalculable valor.
El Alcázar, cuyo origen primigenio hay que buscarlo en el S.IX, fue la residencia elegida por Felipe II cuando decide trasladar la Corte a Madrid, acometiendo una gran reforma que lo convertiría en el gran palacio que fue, y que posteriormente fue remodelado y ampliado por los sucesivos reyes de la rama de los Austrias.
El estilo del palacio, al gusto español, era austero, nada que ver con la pomposa Versalles de donde venía nuestro primer Borbón Felipe V, por eso se habla de que el propio rey -en su locura y apoyado por su segunda esposa Isabel de Farnesio- fue el que incendió, o mando incendiar el palacio, para trasladarse al Palacio de la Granja, más a su gusto, y construir encima de las cenizas el que hoy conocemos como Palacio Real.
Además es rara la ausencia de la familia real esa noche en palacio, en cuya capilla se solía celebrar la Misa del Gallo.
El incendio se provocó hacia las 12 de la madrugada, aprovechando el cambio de guardia, y que la mayoría de los cortesanos y familia real se encontraban disfrutando de la Misa del Gallo.
Enseguida se dio la alerta y los monjes del monasterio de San Gil (cercano a palacio) tocaron las campanas para dar la alarma, pero el pueblo no hizo caso, pensando que se trababan de los maitines. Además no se abrieron las puertas por miedo a saqueos con lo que el fuego parecía propagarse más rápido.
Finalmente se abrieron las puertas y toda ayuda fue poca para salvar, sobre todo, documentos importantes de la corona y obras de arte, pues había más de 2000, de las que se quemaron unas 500. Durante los cuatro días que hemos dicho, el palacio ardió, quedando en pie tan solo dos fachadas y la llamada Torre del Príncipe.
Sobre sus cenizas Felipe V comenzó a construir el Palacio Real bajo las órdenes de Felipe Juvara.

El Palacio Real de La Granja fue comenzado a construir por Felipe V en 1724. Esa zona de pinares de Segovia ya había llamado la atención de Carlos I y Felipe II dónde tenían un pequeño palacio que se incendió a finales del S. XVII. Le pareció al rey un lugar ideal de descanso y de retiro. Cerca de esa zona levantará el primer Borbón un fastuoso palacio que le llegó a llamar el Versalles español, muy al gusto francés. En apenas cuatro años el grueso de las obras estaba terminado. Los jardines, de gran tamaño, fueron obra de un paisajista francés que dio protagonismo tanto al agua ( fuentes y un gran lago artificial) como a la decoración escultórica, que no dejó a nadie indiferente.
Tanto gustaba este palacio al monarca que se levantó allí una capilla en cuyo altar descansan tanto él (desde 1746, fecha de su muerte) como su segunda esposa Isabel de Farnesio, siendo ellos y Fernando VI y Bárbara de Braganza (enterrados en las Salesas reales de Madrid) los únicos reyes cuyos restos no reposan en el Panteón Real del Palacio de San Lorenzo de El Escorial.

BIBLIOGRAFÍA:

-Así fue el misterioso incendio que destruyó el Alcázar de Madrid y cientos de cuadros en ABC Madrid [web] recuperado en http://www.abc.es/madrid/20141114/abci-alcanzar-madrid-incendio-misterio-201411131650.html Consulta [marzo 2018]

-Lamonarquía hispánica en Cervantes Virtual[web]peradoen http://www.cervantesvirtual.com/bib/historia/monarquia/felipe5.shtml. Consulta [marzo 2018]
-FLORISTÁN, Alfredo. Historia Moderna Universal.  Barcelona, Ariel, 2004.

-KAMEN, Henry. Felipe V, el rey que reinó dos veces. Madrid, Temas de hoy, 2000

-KAMEN, Henry. El rey loco y otros misterios de la España Imperial. La Esfera de los Libros,  2012
-VIDAL SALES, J.A. La vida y la época de Felipe V. Barcelona, Planeta, 1997

 

Si quieres utilizar este texto perteneciente a Historia 2.0, no olvides citarnos de la siguiente forma:
Sixto Castro, Marta:  Historia 2.0 [Blog]. Recuperado en https://historiadospuntocero.com/?p=9973&preview=true [Consulta: fecha en que hayas accedido a esta entrada]

Marta Sixto

Cuéntanos que opinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies