Sueño o Realidad. El mundo de Giorgio de Chirico, en Caixa Forum

Recientemente fuimos invitados a Caixa Forum Madrid a ver la exposición "El mundo de Giorgio de Chirico" en un encuentro de influencers y bloggers del sector.

La exposición, una gran retrospectiva con más de 140 obras de Giorgio de Chirico (1888-1978) procedentes en su mayoría de la casa museo situada en la Plaza de España de Roma se divide en seis espacios bien diferenciados, organizada en forma temática y no cronologíca permite conocer diferentes tematicas dentro de la extensa obra plástica de este artista, donde pintura y escultura se alternan en una museografía que evoca sus famosas arcadas de las plazas italianas.

Este artista, creador de la pintura metafísica fue muy admirado por algunos artistas de la vanguardia como el grupo surrealista, aunque su crítica feroz de las vanguardias y su vuelta al pasado clásico de las artes le valió el rechazo posterior de críticos y artistas contemporáneos.

En sus interiores metafísicos cuyo inicio se enmarca entorno a 1915 encontramos un abigarramiento de piezas distintas en las que yuxtapone objetos de distintas épocas que nos hablan de su gusto por la cultura clásica como son las ruinas, objetos cotidianos como el cartabón de artista en un intento de explorar el objeto más allá de lo físico, buscando su esencia.

En estas obras siempre aparece el enigma,como concepto fundamental de su pintura, además vemos que resuelve todo con perspectivas irreales, no trabajadas técnicamente.

En muchos de estos espacios interiores se puede observar su vinculación con las escenografías, un campo que conocía bien ya que en diversas ocasiones ha trabajado en decorados para ballets, óperas o teatros.

Por otro lado dentro de estas acumulaciones de objetos no es raro encontrar un cuadro dentro del cuadro, un recurso que utiliza bien con obras propias o ajenas.

En algunos de estos interiores como en la gran mayoría de sus plazas italianas metafísicas utiliza ya sus famosos maniquies, presencias inquietantes, de cabezas ovoides sin rostro ni sexo, resueltas con figuras geométricas y con desproporciones que tuvieron cierta relevancia en artistas porsteriores como Salvador Dalí.

Muchos de estos maniquies fueron llamados Trovador, pero hay algunos con nombres que nos remiten a la mitología clásica como Hector y Andrómeda, Penelope y Telemaco u Orfeo o los arqueólogos, cuya iconografía es muy compleja, sentados en un sillón, generalmente con brazos y piernas humanas desproporcionados y llenos de restos arqueológicos, con libros en alusión a su gran sabiduría.Es interesante que estas figuras aparecen trabajadas tanto en la pintura como en la escultura.

Las plazas son espacios misteriosos, casi diáfanos con cielos frios casi siempre resueltos en verde, casi sin presencia humana y, en el caso de aparecer, sin apenas relación entre ellos, como si el tiempo se hubiera detenido.

Las arquitecturas con grandes arcadas de medio punto algo peraltadas se combinan con elementos como las torres chimenea.

En estas obras hay un elemento recurrente que es un homenaje a su padre, se trata de los trenes. Picasso llamaba a Giorgio de Chirico "El pintor de trenes en el horizonte". De Chirico usa el tren como recuerdo de su padre que era ingeniero ferroviario y estuvo en la instalación de trenes en Grecia.

Otro espacio de la exposición es el dedicado a los baños misteriosos,temática que comenzó con unas litografías en 1934 para ilustrar un libro de Jean Cocteau y en cuyas aguas trabajadas en forma de zig zag nos remite a los brillantes suelos de parquet bien pulido, compartiendo escena con casetas de baño, torres piscina, hombres desnudos en baños, junto a hombres vestidos a la moda de los años 30 y recordando esos momentos de tiempo suspedido.

La parte más interesante y menos destacada generalmente en la obra de Giorgio de Chirico es su mundo clásico, la temática de los gladiadores, un tema que inicia en 1927 donde el artista no deja claro si muestra escenas de luchas de gladiadores o coreografías teatrales de estas luchas, aparecen también recuerdos de la cultura clásica como puede ser Alejandro Magno.

También destaca la pintura de historia y naturaleza, que choca mucho con sus pinturas metafísicas por su realismo, referencias a los grandes maestros principalmente del Renacimiento y del Barroco como Rubens o Velázquez, una pincelada más suelta y unas temáticas clásicas.

Por último, la parte dedicada al retrato y el autorretrato donde Giorgio de Chirico donde rescata elementos del retrato renacentista y barroco, incluso en algún autorretrato se representa vestido de época con ropas de atrezzo del Teatro de la ópera, donde podemos conocer mejor la psicología del retratado con una estetica sencillamente impecable.

Cabe destacar la sala anexa a la exposición dedicada a la parte educativa donde familias, niños y publico general pueden jugar a construir paisajes metafísicos a través de unos dioramas sencillos.

Sin duda alguna Caixa Forum ha sabido generar una exposición de lo más atractiva para conocer a uno de los artistas italianos más relevantes del siglo XX, no se lo pueden perder.

Biografía Colaborador:

Álvaro Juanas Fominaya es Licenciado en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Museos Educación y Comunicación por la universidad de Zaragoza, entre su experiencia profesional ha trabajado como educador en Mirarte para Fundación Mapfre, Museo ABC, Fundación Canal, actualmente trabaja para el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y estuvo haciendo prácticas en el Museo Diocesano de Jaca o el Bata Shoe Museum de Toronto.

 

Historia 2.0

Cuéntanos que opinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies