La Santa Compaña que no era tan "Santa"

AzaharaHerrero_Historia20_Santa-Companha

Imagen: Azahara Herrero - Illustration © AZAHARA HERRERO. Todos los derechos reservados / All rights reserved.

Qué es la compaña

Cuando llegan las doce de la noche una procesión de almas en pena se apodera de los caminos. Sus integrantes van envueltos con sudarios o sábanas blancas y descalzos. Esta siniestra estampa es acompañada por el tintineo de la luz de los candiles, velas o huesos ardiendo que éstos portan. Las luces no se ven, solo se percibe el olor de la cera que arde (J. Rodríguez López, 1948:187-88) y de la Compaña, solamente se percibe el rumor del viento a su paso y un miedo incomprensible.

Suelen ser cinco:

  • el portador de la cruz que recoge en la iglesia,
  • el que lleve el caldero con agua bendita y el hisopo,
  • otro que lleva una campana y el farolillo,
  • otro un peto de ánimas
  • y finalmente el estandarte.

Estos objetos sin lugar a dudas tienen un carácter litúrgico y es difícil quitar el velo de la Iglesia hoy en día y con tan pocos estudios sobre el tema. Sí se sabe que esta tradición tiene origen en las antiguas creencias célticas.

En ocasiones van acompañados por lo que se llama «visión», que es un féretro llevado por los de la Compaña precediendo al que va a morir. En otras ocasiones les acompaña un vivo, que está condenado a vagar toda su vida con ellas a no ser que se consiga deshacer de la cruz pasándosela a otro vivo.

En algunas ocasiones destaca una figura espectral, alta y extremadamente delgada, con cara de esqueleto, la Estadea. Ésta es quien posiblemente dirija la Compaña.

Si una persona ve la Compaña ésta posiblemente muera en los próximos días, o si se da el caso de que la procesión lleve el féretro, en él irá la persona del pueblo que morirá a los tres o cuatro días.

La Compaña es propia de los caminos de Galicia, Norte de Portugal y Asturias (la antigua Gallaecia). El ámbito de actuación de la Compaña se circunscribe al territorio parroquial. Los difuntos de cada parroquia responden a la llamada del que lleva más tiempo enterrado, se levanta de la tumba, entran en la iglesia para coger lo que necesitan y, puntualmente, a las doce, se ponen a andar por los caminos. Algunas personas dicen que salen todos los días del año, otros, que solo en las noches de determinadas fechas o días de la semana (viernes y sábados) o algunos meses del año (marzo, octubre y diciembre).

Qué hace la Compaña y cómo nos libramos de ella

La compaña suele salir a las doce de la noche «Dende as doce á una corre a mala fortuna» («De doce a una corre la mala fortuna») aunque otras historias hablan de las nueve de la noche «Entre as nove e as dez, deixa o camino/noite para quen é» («Entre las nueve y las diez, deja el camino/noche para quien es»).

Antes de saber qué hacer tenemos que entenderla. ¿Por qué lleva un vivo la cruz? El vivo encabeza la Compaña. Es hombre si el santo patrón de la parroquia es varón, y será mujer, si esta es una santa (la de la parroquia, no la mujer J). El portador de la cruz tiene que acudir siempre a la llamada de la Compaña y empezar puntualmente la marcha. Tiene la obligación de guardar silencio sobre su actividad nocturna.

La Procesión empieza dando vueltas alrededor del adro de la iglesia, cantando en latín. Luego suelen hacer el camino que se acostumbra a hacer en los entierros. A veces van en silencio o tacando la campanita.

La Compaña va a visitar las casas de los que están a punto de morir o les dejan un ataúd en la puerta como aviso de muerte. Otras veces pueden estar representando el entierro de la persona que va a morir próximamente.

El mayor peligro de encontrarse a la Compaña es si le acompaña un vivo y éste intenta librarse de la cruz. Para evitar cogerla debes saber:

  • abre los brazos en cruz y pronuncia «Cruz teño» (cruz tengo) mientras el vivo te dice «Tócache a ti» (Te toca a ti)
  • Lleva los brazos cruzados
  • Lleva las manos ocupadas con alguna cosa como un palo o una piedra.
  • Tírate al suelo y hazte el muerto, boca abajo.
  • Haz un círculo con una cruz y quédate dentro de él hasta que pase.
  • Lleva en el bolsillo cuernos de vacaloura y ajo

Pero desde luego lo mejor, es que te apartes de los caminos a esas horas de la noche. La Compaña no puede salirse de los caminos, así que huye de ellos.

 

Bibliografía

  • Reigosa Carreiras, A., Cuba Rodríguez, X. R., & Enríquez, L. (2000). Diccionario dos seres míticos galegos (Vol. 2{487}). Vigo: Edicións Xerais de Galicia.
  • Alberro, M. (2004). Diccionario mitológico y folklórico céltico: desde Galicia a las Islas Shetland, pasando por Bretaña, Irlanda, Isla de Man, Cornualles, Gales, Escocia y las Islas Orkney. Betanzos A Coruña: Briga.
  • Miranda, X., Reigosa Carreiras, A., & García Lema, A. (2004). Arrepíos e outros medos: historias galegas de fantasmas e terror (Vol. 1{487}). Vigo: Edicións Xerais de Galicia.
  • Miranda, X., Reigosa Carreiras, A., Cuba Rodríguez, X. R., Fra, I., Lorenzo, F., Enjamio, & Novoa, T. (2001).Pequena mitoloxía de Galicia (Vol. 1{487}). Vigo: Edicións Xerais de Galicia.

 

Si quieres utilizar este texto perteneciente a Historia 2.0, no olvides citarnos de la siguiente forma:

Álvarez Casal, Patricia. "La Santa Compaña que no era tan «santa»" en: Cápsulas históricas. (26 de enero de 2016) Historia 2.0. [Blog] Recuperado en: http://historiadospuntocero.com/la-santa-compana-que-no-era-tan-santa-2 [Consulta: fecha en que hayas accedido a esta entrada]

Patricia Á. Casal

3 comments

  1. Krezal 27 enero, 2016 at 13:46 Responder

    Me parece un post un poco vago con datos cogidos por los pelos, la Santa Compaña no son 5, son más, son un grupo de almas en pena, no solo son esos 5 seres llevando esos objetos; también, la forma más conocida (al menos en Galicia) de evitar que te lleven es hacer un agujero en el suelo con tiza mientras pasan.

    No sé, creo que este post podría dar mucho más de si, incluyendo otra información relacionada, como leyendas parecidas que existen en la península o incluso algunas irlandesas, como la banshee, que también es una anunciante de la muerte, igual que la compaña.

  2. Jose_E 1 septiembre, 2017 at 23:22 Responder

    En la noche fría dejan sus moradas,
    viniendo a este mundo a expiar las culpas.
    Mas después de las nueve y en lontananza
    multitud de luces caminan sin rumbo.
    Sigo la procesión con un hacha de cera,
    soy una parte de ellos que aterroriza la aldea,
    entablo amistad con fantasmas y visiones,
    bañando en terror a los pobres de espíritu.
    ¡A Santa Compaña!
    Ciérranse ventanas, atráncase puertas,
    ¡Encomiéndate al Santo! ¡A Santa Compaña!
    Son las almas en pena que salen de la iglesia
    con la cruz y el escano vagan por los contornos.
    Por la cerradura sacan a los dormidos
    para que se unan a ellos y a su tan lúgubre marcha.
    Mas pobre de aquel que no pase por muerto,
    porque le entregan un cirio y ese no vuelve a su lecho.
    …Golpes bajos 😉
    Gracias por la cápsula.

Cuéntanos que opinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies