Tiro con arco a caballo

Los World Nomad Games, «si Genghis Khan estuviera vivo, estaría aquí»

Entre los días 3 y 8 de septiembre tuvo lugar en Kirguistán la segunda edición de los World Nomad Games, los Juegos Mundiales Nómadas, que podemos considerar como la versión nómada y centroasiática de los Juegos Olímpicos. No es que en Historia 2.0 nos haya poseído el espíritu olímpico de Río este verano y ahora escribamos de deporte, sino que uno de los principales cometidos de estos juegos es preservar y desarrollar la cultura étnica y tradición nómada del país y de la zona centroasiática, que hunde sus raíces en las tribus y pueblos nómadas que la habitaron desde la antigüedad y aún está presente incluso hoy en día. Además, los Juegos Olímpicos no dejan de ser una versión modernizada, ampliada y extendida mundialmente de aquellos celebrados en la Antigua Grecia, por lo que también tienen su componente histórico. Para más inri, este año hemos visto cómo Michael Phelps superaba un récord olímpico vigente desde el 152 a. C.; el de 12 oros individuales conseguido por Leónidas de Rodas.

Así que ¿por qué no hacer una versión nómada?, debieron pensar en Kirguistán. Del mismo modo que las Olimpiadas evocan la cultura clásica —tan influyente en la mentalidad europea y occidental— los World Nomad Games recurren a la cultura nómada, presente durante siglos en las estepas, llanuras y zonas montañosas de la enorme extensión de territorio del interior de Asia. Y recurren a sus juegos tradicionales, igualmente antiguos, que durante generaciones han servido a niños y adultos para aprender y practicar aquellas habilidades necesarias para sobrevivir. «Si Genghis Khan estuviera vivo, estaría aquí» es el lema que repite la organización como gancho, no sin razón.

Los juegos

Tal y como podemos leer en la web oficial, los World Nomad Games son el evento con mayor proyección internacional de la República de Kirguistán, con 40 países participantes, jefes de estado y personalidades varias. El objetivo de los juegos es preservar y revivir la herencia cultural de las civilizaciones nómadas del mundo. Hay competiciones de 23 deportes nómadas diferentes, pero también sitio para eventos culturales, exhibiciones y conciertos relacionados con el mundo nómada, conferencias, concursos como el de yurtas y trajes regionales y una gran ceremonia de apertura. Ésta tiene un formato muy similar a los Juegos Olímpicos aunque sin antorcha: hay grandes actuaciones, desfile de países con sus banderas y hasta tuvieron a Steven Seagal como invitado especial dando una vuelta a caballo.

Steven seagal a caballo durante la ceremonia de apertura

Steven Seagal a caballo y con armadura en la ceremonia de apertura. Foto: Amos Chapple (RFE/RL)

Este parecido con las Olimpiadas no es casual ni una falta de imaginación, ya que han querido imitar el ‘espíritu olímpico’ en el sentido de ser un movimiento internacional y pacifista en torno al deporte que permite, a su vez, el desarrollo de la cultura popular. Y han querido adaptar eso a su mundo nómada para paliar los efectos de la globalización, que uniformiza la diversidad cultural y amenaza sus tradiciones. Con esta idea en mente, el presidente de Kirguistán, Almazbek Atambaev, propuso en 2012 los World Nomad Games. La idea cuajó y tuvo el apoyo de los gobiernos de Kazajistán, Azerbaiyán y Turquía. Así se celebraron los primeros juegos en septiembre de 2014, con una dimensión menor a la de la presente edición, pero siendo un éxito igualmente: diecinueve países, diez deportes y una sola localización, las orillas del gran lago Issyk Kul.

La buena experiencia llevó a la celebración de esta segunda edición en 2016 con una gran inversión y despliegue de medios. La participación ha aumentado a 40 países (La ampliación del número de deportes a veintitrés y la mayor inversión se ha traducido en el aumento a cuatro localizaciones en las proximidades del lago Issyk Kul. Un impresionante nuevo hipódromo con capacidad para 10 000 asientos ha albergado la ceremonia de apertura y las competiciones a caballo. En una zona de pastos cercana se ha montado un poblado de 300 yurtas y han tenido lugar exhibiciones, artesanía, un festival de folk y los deportes que necesitaban grandes extensiones de terreno al aire libre como el tiro con arco, la caza con águilas y otros deportes a caballo. A esto hay que añadirle un polideportivo cubierto donde se han llevado a cabo las competiciones de lucha y artes marciales, bastante abundantes, y otro espacio para un par de deportes intelectuales que también han tenido cabida en estos juegos.

Ceremonia de apertura

La cultura nómada

La cultura nómada de la estepa y Asia Central se pierde en la Prehistoria hasta los pueblos indoeuropeos, donde una de las primeras evidencias de domesticación de caballos se encuentra en Kazajistán y data del 3500 a. C. Algunos de los más conocidos entre estos pueblos son los escitas, partos o sármatas en la Antigüedad. Algo después, en la tardoantigüedad, tenemos a los hunos de Atila, a los ávaros que ocuparon Hungría o a los alanos que migraron hasta la península ibérica. A partir del siglo VI d. C. cobran importancia y ocupan mayores territorios los pueblos túrquicos, entre los que se encuentran los kirguizos, ahora anfitriones de los World Nomad Games. Y en el siglo XIII Genghis Khan une a varias tribus bajo su mando y forma el Imperio Mongol, que llega a ser el más grande de la historia en superficie terrestre hasta esa fecha. A partir de ahí, aunque deja de haber grandes migraciones y conquistas, la vida nómada tiene una continuidad en determinados territorios de la estepa, que a pesar del triunfo de la vida urbana, sigue viva incluso hoy en día. De hecho, Kirguistán es un país que, tras la caída de la Unión Soviética, ha visto un resurgir del nomadismo y ha buscado en él sus elementos de identificación nacional.

Jinete mongol

El caballo sigue muy presente en el día a día mongol

La característica principal que define a estos pueblos es que no se establecen en asentamientos permanentes, lo que conlleva la ausencia de agricultura y propiedad de la tierra, características de sociedades sedentarias. Esta organización hace que sus fronteras territoriales sean difusas o inexistentes, teniendo una organización en torno a clanes o tribus de carácter familiar y étnico. William Ruisbroek, monje franciscano enviado de misión a los mongoles en el siglo XIII, dice de ellos que «viven en la tierra como si no viviesen en ella. No cultivan el suelo y no construyen casas, que son por así decirlo sólo extraños en tránsito».

La estepa euroasiática o Gran Estepa es su hábitat, un alargado territorio de unos 8000 kilómetros que va desde Ucrania hasta las proximidades de Corea. Se trata de un bioma de clima duro, con grandes variaciones de temperatura y escasas precipitaciones, poblada por una vegetación herbácea y manadas de herbívoros. Para sobrevivir en este entorno el ser humano adoptó la forma más eficiente de poblarlo: el nomadismo basado en el pastoreo. Acompañado de rebaños de especies adaptadas a estos climas extremos, los habitantes de estas tierras tenían la movilidad necesaria para buscar las temperaturas y zonas de pasto más adecuadas en cada época del año. Sus rebaños y la caza les proporcionaban lo suficiente para sobrevivir, pero había determinados bienes que no podían producir, por lo que era habitual que recurriesen al comercio o al saqueo de sus vecinos sedentarios en los límites de la estepa. Además, la estepa era lugar de paso natural de la Ruta de la Seda, brindándoles posibilidades de asaltar, escoltar o comerciar con las caravanas que la recorrían.

Descrita su forma de vida, hay tres elementos icónicos e inseparables, utilizados desde varios miles de años atrás hasta hoy en día y, cómo no, presentes en los World Nomad Games.

El caballo

Especie autóctona de la estepa en variantes más pequeñas y recias que los caballos a los que estamos acostumbrados hoy en día, que son más grandes y el resultado del cruce y de la selección genética de siglos de domesticación. El caballo de Przewalski  —subespecie autóctona de Mongolia y actualmente en peligro de extinción— podría ser un buen ejemplo de este tipo de caballos, en otro tiempo muchísimo más extendidos. Aunque aparece en el arte rupestre mucho antes como animal salvaje, hay cierta controversia sobre su primera domesticación, que parece ser que fue en la zona de Kazajistán hacia el 3500 a. C. Para el 2000 a. C. ya hay plena constancia de su uso doméstico en la zona sureste de los Urales en el norte de Kazajistán, con enterramientos de caballos y restos de carros en varias tumbas. Tampoco está muy claro si los caballos domésticos se utilizaron primero como animales de tiro o como monturas, pero la técnica se fue desarrollando hasta la aparición de los primeros jinetes arqueros, de los que tenemos las evidencias más tempranas en grabados en piedra asirios. El estribo apareció relativamente tarde, en India hacia el 500 a. C., desde donde pasó a China y, de ahí, su uso se extendió por la estepa. Su aparición en la Europa medieval, clave para el posterior triunfo de las tropas de caballería pesada, se debe a los ávaros, que lo introdujeron en torno al año 700.

Caballo de przewalski

Caballo de Przewalski

El arquero a caballo fue el soldado más característico de todos los nómadas, se extendió por todo el continente y fue adoptado también por pueblos sedentarios. Los caballos dieron a los nómadas su gran movilidad, con ejércitos capaces de recorrer enormes distancias en un día, incluso durmiendo mientras cabalgaban. Esto también era posible gracias a las monturas de repuesto que les permitía dar descanso a un caballo mientras utilizaban otro. Podía ser típico transportar tres o cuatro monturas y se sabe, por ejemplo, que los mongoles llevaban entre cinco y ocho caballos por jinete.

Yurta o ger

Como hemos visto, los nómadas no dejaban rastro en la tierra, todas sus pertenencias viajaban con ellos y esto incluía sus casas. Los primeros restos materiales encontrados se remontan a los escitas hace 2000 años, momento desde el que se constata su uso continuado hasta la actualidad. Las yurtas son tiendas desmontables circulares, con un agujero en el centro del techo para la salida de humo, una puerta que se orienta al sur y un diámetro entre 6 y 12 metros con capacidad entre 5 y 15 personas. Están compuestas básicamente por un entramado de madera que hace de estructura de paredes y techo, que luego se recubre de fieltro y se ata con cuerdas. El fieltro, lana y pelo de animal prensado, fue un invento nómada para hacer frente al frío y a los fuertes vientos de la estepa, y debe de funcionar bien, porque las yurtas modernas lo siguen utilizando. Es lo bastante ligero, maleable y resistente como para ser plegado y transportado, además de un gran aislante térmico. Se tarda en torno a una hora en montar una yurta, aunque el récord de estos World Nomad Games está en 13 minutos. Su componente práctico y funcional no está reñido con la decoración; son habituales los bordados, los tallados en madera o coloridas pinturas, con motivos geométricos, vegetales o zoomorfos.

Campamento de yurtas

Campamento de 300 yurtas montado en Kyrchyn Gorge, pastos donde se celebran parte de los juegos. Foto: Catherine Putz para The Diplomat

En su fabricación y mantenimiento interviene toda la comunidad. Los hombres se encargan de las tareas relacionadas con la madera tanto de la estructura como del mobiliario interior, además de eventuales complementos de hueso o metal y de tallados ornamentales. Las mujeres, por su parte, se ocupan de las relacionadas con el tejido, tanto su confección como decoración. Aparte de la participación de toda la comunidad nómada en su construcción, la vida familiar y todos los eventos importantes tienen lugar en su interior. Por esta función de eje vertebrador de la cultura nómada, la Unesco declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a la variante mongola, el ger, en 2013 y a la kirguís y kazaja, la yurta, en 2014.

El arco compuesto

Es el arma icónica de todos los jinetes de la estepa. Comienza a aparecer a mediados del segundo milenio a. C. en Asia Central, y su uso se extiende enormemente, siendo utilizado desde Corea hasta Europa del Este, India y norte de África. No hubo pueblo nómada de esta zona que no lo utilizase, pero sus numerosas ventajas hicieron que fuese adoptado también por otros muchos como persas, egipcios, romanos, chinos o el mundo árabe en general. Su tamaño compacto comparado con un arco largo (como el de los ingleses, por ejemplo) es lo que lo convirtió en un arma perfecta para su uso a caballo. Estos jinetes dominaron tácticas como el disparo parto o las retiradas fingidas, que requerían disparar hacia atrás. Sin duda, implicaban gran dominio tanto del arco como del caballo, justo lo que les sobraba ya que, desde pequeños, se entrenaban en el manejo de ambos, no sólo como armas de guerra, sino como elementos indispensables en su supervivencia y forma de vida.

Arquero mongol

Arquero Mongol. Foto: ATARN

El nombre de compuesto viene dado por su forma de construcción, basada en varios materiales que forman tres capas. El núcleo central o capa intermedia es de madera, que no necesita ser demasiado resistente, lo cual es una ventaja en las zonas esteparias o desérticas donde escasean los árboles. La capa interior (la que mira hacia el aquero) se realiza con cuerno, que es un material con gran resistencia a la compresión y capaz de almacenar mucha más energía que la madera. La parte exterior se completa con tendón, elástico y que ayuda al arco a recuperar su forma después de soltar la flecha. Todo ello se pega con adhesivos de origen animal, pezuñas o pescado hervidos, y se recubre de cuero o corteza de árbol para protegerlo. La resistencia de estos materiales permite dar a las palas la forma recurvada característica, que consigue un arco más eficiente en la relación energía almacenada por tamaño y le da más velocidad a la flecha. Es un proceso de elaboración complejo y que requiere meses para el secado y preparación de materiales, pero que le da las mencionadas ventajas al arma, además de suplir la carencia de maderas adecuadas para la fabricación de arcos completamente de madera.

El país

Kirguistán es un país del centro de Asia, al sur de Kazajistán, al oeste de China y al norte de Afganistán. Se trata de una antigua república soviética con una superficie algo menor que la mitad de España y que tiene 5 millones y medio de habitantes. Su población es mayoritariamente rural, con una importante tradición nómada o seminómada aún hoy en día, siendo habitual el pastoreo trashumante. La importante cordillera de Tian Shan ocupa cuatro quintos del territorio, otorgando al país el apelativo de “la Suiza de Asia Central”, una zona de grandes llanuras e imponentes montañas. El pico más alto de la cordillera y del país es el Jengish Chokusu de 7439 m, donde también destaca el lago Issyk-Kul, el segundo lago de montaña más grande del mundo después del Titicaca y en cuyas orillas se celebran los juegos.

Kirguistan

Kirguistán, el país de los prados y las montañas

El país se independizó de la Unión Soviética en 1991, tras lo que elaboraron una constitución y se convirtieron en república democrática. Su democracia empezó de forma estable y pacífica aunque el presidente fue acumulando poder y la corrupción llegó a cotas muy elevadas. A inicios de los 2000 comenzaron protestas y disturbios que desembocaron en la Revolución de los Tulipanes de 2005 y un posterior cambio de gobierno ratificado en las urnas. Sin embargo, este gobierno se mostró poco eficaz y fue perdiendo apoyo hasta llegar a una nueva revolución en 2010. El presidente fue forzado a huir y Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y la ONU reconocieron y apoyaron el nuevo gobierno, que convocó un referéndum para aprobar una nueva constitución, aún hoy vigente. El nuevo orden que nació se parece mucho más a una democracia occidental: recortó poder al presidente y se lo otorgó al parlamento y estableció una clara separación de poder ejecutivo, legislativo y judicial. Con la constitución aprobada, el gobierno provisional se retiró y convocó elecciones en 2011, que ganó Almazbek Atambayev, actual presidente y promotor de los juegos. Aparte del loable propósito de reivindicar su tradición nómada, en este contexto político no parece descabellado ver el cometido de búsqueda de identidad nacional, apoyo al nuevo gobierno y aumento de la visibilidad del país internacionalmente.

Los deportes

Para terminar, vamos con una breve descripción acompañada de imágenes de algunos de los deportes más representativos y llamativos de estos juegos. Observaréis en las fotos que muchos de los participantes no llevan ropa deportiva precisamente, y es que en muchos de los deportes es requisito llevar un atuendo típico del país al que representas. Como curiosidad logística, para los numerosos deportes en los que es necesario un caballo, la organización pone a disposición de los participantes un servicio de caballos de alquiler adecuados para participar en los diferentes deportes.

Como era evidente, hay hasta 4 modalidades de carreras de caballos, según la edad del animal, los jinetes y de la distancia. Destaca una prueba de largo recorrido: 80 kilómetros por equipos de 4 personas.

Carreras de caballos

Carreras de Caballos. Foto: World Nomad Games

Ya hemos hablado del arco compuesto como arma icónica y, por supuesto, hay tiro con arco tradicional. Hay modalidades de precisión a caballo y a pie, donde se dispara a la imagen de una cabra, y una tercera variante de tiro de larga distancia, donde gana el que mande la flecha más lejos. En todas es norma utilizar un arco tradicional sin ayudas, flechas de madera y ropa nómada.

Arquero húngaro en la línea de tiro. Al fondo, las dianas con cabras.

A caballo no sólo lanzan flechas, también hay lanzamiento de jabalina. Se practica el cirit, un deporte tradicional turco con siglos de antigüedad en el que 2 equipos de 7 jinetes se lanzan jabalinas sin punta y consiguen puntos por impactar al contrario.

Lanzamiento de jabalina a caballo

Cirit o lanzamiento de jabalina a caballo. Foto: World Nomad Games

El kok-boru es una especie de partido de polo por equipos en el que el objetivo es capturar una piel de cabra rellena y dejarla en un círculo central. Es deporte nacional kirguís y kazajo, y es rápido, con abundante contacto físico y requiere de gran destreza a caballo.

Jinetes de kazajistan y kirguistan kok boru

Jinetes de Kazajistán y Kirguistán se disputan la posesión de la cabra en la final de kok-boru. Foto: Uncornered Market.

Hay hasta ocho deportes de lucha diferentes, y casi todos consisten en derribar al oponente al suelo sin salirse de un círculo. El alysh es uno de los más antiguos y consiste en tirar al suelo agarrando de un cinturón que llevan ambos luchadores.

Dos competidoras de alysh femenino

Dos competidoras de alysh femenino. Foto: World Nomad Games

De entre todos los estilos de lucha, el mas wrestling es el más diferente. Levanta pasiones a pesar de su sencillez: quitarle el palo al contrario sentado sobre el suelo con los pies en una tabla. También vale si te llevas a tu lado el palo y al contrario con él.

Mas wrestling

Mas wrestling. Foto Amos Chapple (RFE/RL)

He dicho que el anterior era el más diferente de los tipos de lucha, pero debería haber especificado que era entre los de a pie. Y es que hay una modalidad de lucha a caballo llamada er enish consistente en derribar al contrario del caballo.

Heavy competition in Er Enish (horseback wrestling) during the World Nomad Games 2016 in Kyrgyzstan.

Er enish: gana el primero que haga que su oponente toque el suelo. Foto: Uncornered Market

Otros deportes muy particulares son los de caza o salbuurun, donde existen tres variantes: con águila dorada, con halcón y con perros de taiga, una raza de perro local que lleva mil años ayudando a los nómadas a cazar, controlar los rebaños y mantener a raya a los lobos. Las competiciones consisten, básicamente, en ir puntuando en función de la velocidad del animal a la caza de una presa ficticia.

Salburuun aguila dorada

Águila dorada levanta el vuelo. Foto: World Nomad Games

No sólo de lucha y caballos vive el nómada, también hay hueco para un par de juegos de inteligencia de tablero, el toguz korgool y el mangala. Ambos son similares y consisten en rellenar tus huecos con el mayor número de fichas posible, teniendo un trasfondo de entrenamiento del intelecto y la estrategia militar en tiempos de paz.

Bonus track, el Naadam mongol

Aunque aquí veníamos a hablar de Kirguistán y sus World Nomad Games, haciendo este artículo me he topado inevitablemente con el Naadam mongol, que guarda un montón de similitudes con ellos. Se trata de un festival anual ubicado en Ulan Bator, capital de Mongolia, celebrado del 11 al 13 de julio con motivo de su día nacional, cuando recuerdan su independencia de China en 1921. El evento gira en torno a las competiciones de tres deportes: lucha mongola, carreras de caballos y tiro con arco. También ocupan un lugar destacado las tradiciones orales, las artes escénicas, la preparación de platos nacionales, la artesanía y la música, además de los desfiles de la ceremonia de apertura, las exhibiciones y los trajes tradicionales.

Caballos, arcos, lucha, mantener vivas costumbres y reafirmación de la identidad nacional, además de un formato similar en varios días y con ceremonia de apertura. Parece claro dónde ha encontrado Kirguistán la inspiración aparte de en los Juegos Olímpicos, y es que el Naadam es mucho más antiguo. La celebración actual data de la década de 1920 donde ya nació como conmemoración de la independencia mongola, pero los orígenes reales de eventos similares se pierden en la historia de las tribus. El contenido marcial de estos juegos es claro, y de una manera u otra se realizaban como medio de selección y entrenamiento de guerreros, además de como ceremonias para grandes acontecimientos. Con la dominación china a partir del siglo XVII son restringidos, pero perviven realizados a pequeña escala hasta que fueron recuperados plenamente con la independencia. En 2010 son declarados Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO.

Naadam wrestling

Luchadores mongoles con el atuendo típico, pantalones muy cortos y un chaleco apretado, cuyo uso ya está documentado en una pintura del siglo XVI. Foto: Zoharby, CC BY-SA 3.0

El nombre del evento viene de Наадам, que en mongol significa literalmente “juegos”, así que un mongol esos días sencillamente va a sus juegos, lo que nos da a entender también el recorrido de siglos que llevan detrás al utilizar un término tan cotidiano. Y esos juegos son tres, lucha mongola, tiro con arco y carreras de caballos, todos con unas normas bastante peculiares, no vaya a ser que se parezcan a alguna de las prácticas de estos deportes que hacemos en el resto del mundo. Las carreras de caballos, por ejemplo, cubren largas distancias de entre 15 y 30 km, y los jinetes son niños de 5 a 13 años ya que lo importante, dicen, no es evaluar a la persona sino al animal. El tiro con arco también es único al no haber una diana o blanco, sino múltiples cubiletes de madera apilados de tres en tres en forma de muro. Con arco mongol, por supuesto, a una nada despreciable distancia de 65 metros para las mujeres y 75 para los hombres (la distancia olímpica son 70 metros), ganará el que obtenga más puntos derribando los cubiletes o surs. Y por último, la lucha, está restringida a los hombres y no diferencia por pesos entre participantes, no hay límite de tiempo ni espacio acotado. Se plantan uno delante del otro y gana el más fuerte, el que hace que su contrincante toque el suelo con algo que no sean los pies o las manos. Es el deporte estrella y de gran popularidad en el país, habiéndose dado el caso de famosos luchadores que han llegado al parlamento.

Referencias

Web oficial de los World Nomad Games http://worldnomadgames.com

KARASULAS, Antony. Mounted Archers of the Steppe 600 BC – AD 1300. Osprey Publishing, Oxford, 2004.

VVAA. Desperta Ferro Historia Antigua y Medieval nº 12 (Los Mongoles).

LOADES, Mike. The Composite Bow. Osprey Publishing, Oxford, 2016.

Welcome to the World Nomad Games: 'If Genghis Khan were alive, he’d be here'. The Guardian. Consultado el 20/09/2016. https://www.theguardian.com/world/2016/sep/04/welcome-to-the-world-nomad-games-if-genghis-khan-was-alive-hed-be-here

The World Nomad Games: Part Olympics, Part Burning Man. The Diplomat. Consultado el 20/09/2016. http://thediplomat.com/2016/09/the-world-nomad-games-part-olympics-part-burning-man/

What Are the World Nomad Games? An Experiential Guide. Uncornered Market. Consultado el 28/09/2016. http://uncorneredmarket.com/world-nomad-games-experiential-guide/?utm_content=buffer747e8&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

Nómadas en invierno. La Vanguardia. Consultado el 25/09/2016.
http://www.lavanguardia.com/internacional/20050208/51262804603/nomadas-en-invierno.html

Conocimientos y técnicas tradicionales vinculados a la fabricación de yurtas kirguises y kazajas (hábitat nómada de los pueblos túrquicos). UNESCO. Consultado el 22/09/2016.
http://www.unesco.org/culture/ich/es/RL/conocimientos-y-tecnicas-tradicionales-vinculados-a-la-fabricacion-de-yurtas-kirguises-y-kazajas-habitat-nomada-de-los-pueblos-turquicos-00998

La artesanía tradicional del ger mongol y las costumbres conexas. UNESCO. Consultado el 22/09/2016. http://www.unesco.org/culture/ich/es/RL/la-artesania-tradicional-del-ger-mongol-y-las-costumbres-conexas-00872

Domestication of the horse. Wikipedia. Consultado el 17/09/2016. https://en.wikipedia.org/wiki/Domestication_of_the_horse

Estepa. Wikipedia. Consultado el 18/09/2016. https://es.wikipedia.org/wiki/Estepa

Nomad. Wikipedia. Consultado el 17/09/2016. https://en.wikipedia.org/wiki/Nomad

History of Central Asia. Wikipedia. Consultado el 18/09/2016. https://en.wikipedia.org/wiki/History_of_Central_Asia

History of Kyrgyzstan. Wikipedia. Consultado el 18/09/2016. https://en.wikipedia.org/wiki/History_of_Kyrgyzstan

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Jorge García de Pablo

Cuéntanos que opinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies