Momčilo Gavrić: El soldado más joven de la I Guerra Mundial

¿Quién es este niño vestido de uniforme militar? Ni más ni menos que el prácticamente desconocido Momčilo Gavrić, quien fuese el soldado más joven en participar en la I Guerra Mundial.

Momčilo nació un 1 de de mayo de 1906 en Trbušnica (Serbia), siendo el octavo hijo —de un total de once— de Alimpije y Jelena Gavrić. Con tan sólo 8 años perdió a la mayoría de su familia a manos de soldados de la Guardia Real Croata, en concreto de la división 42 (conocida con el sobrenombre de Vražja Divizija, o «División del Diablo»). Un apodo ganado a pulso, pues además de reducir a cenizas la casa familiar de los Gavrić, mutilaron y colgaron al padre, la madre, la abuela y hasta 4 hermanos y 3 hermanas del pequeño Momčilo, quién sólo se salvó de la masacre por hallarse en ese momento fuera de casa.

Esa misma tarde Momčilo encontró a la 6ª División de Artillería serbia y les contó lo ocurrido. No sólo se hicieron cargo de él, sino que tras facilitarles información sobre la situación del enemigo y guiarles hacia ellos, estos fueron bombardeados. Gracias a la ayuda prestada, y al desamparo de su situación, el joven fue aceptado en la unidad por el propio comandante Stevan Tucović, quien le puso al cargo del soldado Miloš Mišović.

Momčilo no fue el único niño del ejército serbio, por cierto, pues más o menos por esa misma época Dragoljub Jeličić (que contaba con 12 años al principio de la guerra) se encontraba defendiendo Belgrado del ejército austro-húngaro.

Momčilo Gavrić en Corfú (1916)

Momčilo Gavrić en Corfú (1916)

Volviendo a nuestro protagonista, tras esa primera escaramuza en la que en cierto modo pudo vengar a su familia, Momčilo siguió a su división hacia los distintos objetivos que les iban asignando. Participó, por ejemplo, en la primera victoria del ejército aliado: la batalla de Cer, donde fue ascendido a cabo. También llegó a viajar con su unidad a Grecia; en concreto, que sepamos, estuvo al menos en Corfú, Salónica, Amindeo (donde recibió clases, aprovechando que se encontraba herido en el hospital) y Vóras. En este último sitio fue ascendido a sargento por el mismísimo mariscal de campo Živojin Mišić.

Tras la liberación de Belgrado (noviembre de 1918), y una vez finalizada la guerra, Momčilo fue aceptado en un programa británico para huérfanos de guerra y enviado a Inglaterra para acabar sus estudios, graduándose en 1921. A continuación volvió a Serbia, donde por fin pudo reunirse con sus 3 hermanos supervivientes.

 

 

Pero no se acaba aquí la cosa. Curiosamente fue llamado a filas en 1929 para realizar el servicio militar obligatorio. Cuando se presentó y dijo que ya había prestado servicio nadie le creyó, lo que le hizo ganarse 2 meses de cárcel. Sin más opción, acabó cumpliendo de nuevo en el ejército... y, por fin, pudo volver a la normalidad. Ya en Belgrado aprendió diseño gráfico, se sacó el carnet de conducir e incluso consiguió un empleo en una fábrica de papel, donde conoció a Kosara, una compañera de trabajo que acabaría siendo su esposa.

¿Y vivieron felices hasta el fin de sus días? Pues lo cierto es que durante la II Guerra Mundial nuestro amigo Momčilo Gavrić fue hecho prisionero ¡hasta en dos ocasiones! por las fuerzas de ocupación alemanas. Pero esa es otra historia...

Alfonso Cuesta

Cuéntanos que opinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies