Rincones de Oporto: La Librería Lello y El Palacio de la Bolsa.

Para la cápsula viajera de esta semana nos vamos a trasladar al norte de Portugal, concretamente a la ciudad de Oporto.
Oporto (Porto), la ciudad del Duero (Douro) esconde una historia en cada esquina y una sorpresa en cada una de las calles que la conforman.
Oporto es el vino, el azulejo, las casas de colores, los fados, la melancolía…
Declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996 se encuentra llena de rincones que visitar y no menos monumentos.


La Sé de Oporto catedral del S.XII, la Torre de los Clérigos (desde dónde se tienen las mejores vistas de la urbe), la Iglesia de San Francisco, el Palacio de la Bolsa, la librería Lello, la estación de San Bento, San Lorenzo dos Grilos, los mercados, las tabernas, las bodegas al otro lado del río. Los bazares, las tiendas de ultramarinos de principios de siglo, los cafés con sabor a historia como el Majestic. El contraste de los barrios … lo moderno y lo añejo.

 

No cabe duda que es un lugar mágico que merece la pena visitar y con muchos lugares reseñables.
Pero en esta cápsula vamos a detenernos en dos en concreto: la Librería Lello y El Palacio de la Bolsa.

LIBRERÍA LELLO E iRMAO.

La librería Lello está considerada como una de las más bellas de Europa.
Su origen se remonta a 1906, fecha en la que se terminó el edifico que la alberga obra del arquitecto Xavier Esteves y el pintor José Bielman.
Fue fundada por los hermanos Jose Pinto de Sousa Lello y Antonio Lello, quienes ya trabajaban en el mundo de las editoriales desde hacía tiempo. Más adelante se unirían al negocio otros integrantes de la familia.
La inauguración de su librería gozó de gran popularidad acudiendo a ella literatos y personajes relacionados con la cultura de aquella época, así como diferentes medios de prensa.
La belleza del exterior hacía competencia a la singularidad de su interior, siendo un ejemplo único en Oporto.
La fachada, muy al gusto decorativo de la época, se compone de elementos neogóticos, con un arco abatido con tres vidrieras, pudiéndose leer en la central “Livraría Chadron” ,lugar dónde antiguamente tenían la editorial los hermanos Lello.
Sobre el arco el nombre de la librería, y encima, dos figuras alegóricas que representan el arte y la ciencia.
Una vez en el interior una imponente escalera roja se presenta ante nosotros. Esta escalera se dice que pudo ser inspiración para la que sale en la saga de Harry Potter, pues J.K.Rowling vivió en Oporto durante un tiempo. Sin embargo es mentira que se rodasen escenas aquí de la película.
Las estanterías en las que se disponen los miles de libros están labradas en madera, al igual que los techos. También aquí nos encontramos con vidrieras, en una de ellas (en el techo) se dispuso el lema de la librería: “decus in labore” . Así mismo por la tienda nos podemos encontrar bustos de diferentes escritores de la literatura portuguesa.
La librería se encuentra en la Rua das Carmelitas 144, cerca de la torre de los Clérigos. Actualmente cobran una entrada de 4 euros que se puede descontar en la compra de un libro. Cuenta con colecciones de clásicos portugueses así como de la literatura más actual. Suelen visitarla 3000 personas al día de media, se ha convertido en un referente para el turismo y un lugar de encuentro para los amantes de la lectura.

 

 PALACIO DE LA BOLSA

De entre los otros monumentos civiles que conforman la ciudad destaca por su belleza e historia el emblemático Palacio de la Bolsa.
El Palacio de la Bolsa comenzó a construirse en el S.XIX - concretamente en 1842- bajo las órdenes del arquitecto portugués Joaquim da Costa Lima. Con un estilo neoclásico, fue la sede de la Asociación Comercial de Porto. Arquitectos, escultores y artistas en general participaron de la obra dotándola de lujo y belleza.


Sus cimientos se levantan encima de los restos de un antiguo convento franciscano que se incendió en 1832.
No fue inaugurado hasta 1891, y para ello hicieron acto de presencia el rey Carlos I y su esposa Amelia de Orleans.
Fue uno de los primeros edificios de Oporto en ser electrificado en su totalidad.
La primera estancia que nos recibe es el Patio de las Naciones, imponente hall coronado con una cúpula de hierro y vidrio firmada por Tomás Soller. La cúpula se encuentra rodeada de blasones que representan a los países que en ese momento tenían comercio con Portugal. Fue precisamente en este lugar dónde se atendían los valores de la bolsa que dio su nombre al edificio.

Patio de la Naciones.

A partir de aquí nos podremos mover hacia las 9 salas que se disponen a lo largo  del Palacio, la biblioteca y la galería de los antiguos presidentes de la institución (de reciente creación).

Detalle de la escalera.

La biblioteca es la única sala del edificio que no es visitable dado la importancia de la colección que alberga. Era un sitio de reunión para la consulta de libros o la lectura del periódico diario. Grandes butacones y lámparas de la época sobre firmes mesas de madera la conforman.
En ella se conservan también una colección de relojes y dos globos terráqueos del S.XIX.

 

 

El acceso a las diferentes salas del piso superior se hace a través de una imponente escalera de granito diseñada por Gustavo Adolfpho Gonçalves e Sousa. Detalles de flores, capiteles corintios o pilastras acanaladas nos dan cuenta del lujo de las instalaciones.

 

-Sala del Tribunal:
En esta sala de estilo afrancesado son coronados los nuevos miembros de la Cofradía de Vino del Oporto. Las paredes se encuentran ocupadas por vidrieras y frescos alusivos a sus antiguos usos (económicos).

-Sala de los Jurados o Sala Museo Medina:
Destinada a la reunión de los jurados del antiguo Tribunal del comercio, en ella se encuentran doce cuadros donados por Henrique Medina y de ahí su sobrenombre. Está decorada con maderas nobles pero es mucho más austera que el resto de las salas del edificio.

-Sala del Telégrafo:
Como su propio nombre indica era una sala donde se realizaba el envío y recepción de telegramas relacionados con el mundo del comercio. Actualmente se conserva el telégrafo a modo de exposición.

-Sala de Gustave Eiffel:
Se trata de un pequeño despacho desde el cual Eiffel diseñó importantes obras arquitectónicas portuguesas como el imponente Puente de María Pia (diseño que resultó ganador de un concurso entre los mejores arquitectos de la época), el de Viana do Castelo o el de Rodoviaria de Pinhao. La sala le rinde homenaje por su presencia en la ciudad y las obras que realizó.

-Sala del Presidente:
Rodeada de madera labrada (son en este caso maderas muy exóticas) en ella se pueden ver los óleos pintados por Joao Marqués de Oliveira (pintor naturalista muy popular en la época) que representan escenas de la vida romana.

Sala del Presidente

-Sala Dorada:
Lo que más llama la atención de esta sala es el techo realizado en estuco y materiales nobles, engalanado con imponentes lámparas.
La sala es aún a día de hoy lugar de reunión una vez al mes de la Dirección de la Asociación Comercial de Porto, igual que antaño.

-Sala de los Cuadros:
En ella se disponen los cuadros con retratos de los últimos reyes de la Dinastía de Bragança en homenaje a la reina (María II o María Pia, esposa de Luis I de Bragança y madre de Carlos I) que cedió los terrenos para la construcción del Palacio.
La decoración del suelo es lo que más llama la atención en ella.
-Sala de las Asambleas Generales:
También utilizado a día de hoy, toda la sala parece hecha de madera pero en realidad es un trampantojo pues está hecha de yeso y pintada para que así lo parezca.

-Salón Árabe:
Una de las más importantes, y si se me permite la más bonita del conjunto.

Salón Árabe.

Realizada por Adolfo Gonçalves de Sousa, se dice que se inspiró nada menos que en la Alhambra de Granada. Las mejores maderas fueron escogidas para construirla, algunas exóticas.

La decoración en esta sala porticada no deja lugar a dudas de su inspiración en modelos arábigos. Se utiliza para actos importantes, conciertos o reuniones e incluso es posible casarse allí, eso sí, la lista de espera es larga y el precio muy elevado.
El Palacio de la Bolsa se encuentra en el centro de Oporto y solo permite la visita guiada.

Desde luego la visita a estos dos edificios es imprescindible si vais a Oporto. La ciudad tiene muchísimos lugares por descubrir que dejaremos pendientes para próximas cápsulas.

 

 

 

Para saber más:

  • www.palaciodabolsa.com
  • www.livrarialello.pt

Callejuelas de Oporto. Fotografía Nuria García.

Si quieres utilizar este texto perteneciente a Historia 2.0, no olvides citarnos de la siguiente forma:
Sixto Castro, Marta:  Historia 2.0 [Blog]. Recuperado en: https://historiadospuntocero.com/rincones-oporto-la-libreria-lello-palacio-la-bolsa///historiadospuntocero.com/  [Consulta: fecha en que hayas accedido a esta entrada]

Marta Sixto

Cuéntanos que opinas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies